Home / consejos seguridad / Mantenimiento del coche en primavera (Parte 1)

El largo invierno ya ha quedado atrás. Cuando comienzan a alzar las temperaturas y el calor llega para quedarse; es el momento perfecto para realizar una revisión de tu vehículo. Hacer un mantenimiento del coche en primavera es básico justo antes de iniciar las salidas propias de esta época del año; y de las vacaciones que se aproximan en el periodo veraniego.

Cada estación del año tiene sus peculiaridades. Si modificamos nuestra ropa o nuestro calzado, es normal que las circunstancias también deben adaptarse a nuestro coche. Por eso, desde Autolunas Carabanchel queremos darte unos sencillos consejos que aplicar para el manteniendo de tu coche en primavera.

Cómo llevar a cabo la revisión de tu coche en primavera

  • Neumáticos: aunque hay zonas donde la primavera siguen siendo propicias las lluvias; lo cierto es que el calor comenzará a ser predominante. Lo ideal sería retirar los neumáticos de invierno para preservar su duración, pasando a los de verano ya que ofrecen las mejores prestaciones. Aún así debes revisar siempre el desgaste, la presión y el estado general para saber que están en buenas condiciones.
  • Limpiaparabrisas y escobillas: la primavera también es propicia de lluvias, por eso es fundamental tener escobillas y limpiaparabrisas en buen estado. Revisa que el sistema de evacuación que esté sin suciedad, las escobillas sin deterioros y el líquido limpiaparabrisas siempre lleno. Todo debe estar en perfectas condiciones por si tienes que emplearlos durante esta época del año.
  • Luces: el mantenimiento del coche en primavera también incluye las luces, aunque son importante siempre. Con el horario de verano hay más horas de luz y los días se hacen cada vez más largos. Sin embargo, no viene mal revisar todas las luces y faros para saber que funcionan correctamente.
  • Carrocería: el invierno puede ser muy duro para todos los elementos del vehículo, en especial la carrocería y pintura. Al terminar esta estación, es recomendable inspeccionar la carrocería y los bajos del coche. De esta manera comprobarás si se ha producido algún tipo de corrosión u oxidación por acción de la nieve, el hielo o la lluvia. Son problemas que sobre todo se dan en zonas de costa con gran humedad; o sitios donde hay grandes nevadas.