Home / consejos seguridad / Cómo circular con las lluvias de primavera

Hay un dicho popular que dice, “en abril, aguas mil”. Y no va muy desencaminado porque la entrada de la primavera no asegura el buen tiempo. Abril suele ser un mes de bastantes lluvias que no combinan nada bien con el ambiente seco del entorno. Circular con las lluvias de primavera es un reto para cualquier conductor.

El agua y el asfalto no hacen buena combinación, lo que requiere una mayor atención mientras circulas. La lluvia puede hacer que se disparen los accidentes de tráfico tanto en coches como en motocicletas. Es de las situaciones climatológicas más comunes en nuestro país y también aquella que más accidentes provoca. Si queréis saber cómo circular con las lluvias de primaveral, atentos a los consejos que te damos en Autolunas Carabanchel.

Conducir con las típicas lluvias de primavera

  • ABS: si tu coche es antiguo y carece de ABS, usa los frenos de manera prudente. Dosifica la presión del pedal para evitar derrapes. Si, por el contrario, si tiene ABS (como la mayoría de coche de hoy en día) puedes pisar el pedal hasta el fondo. La tecnología te permitirá manejar correctamente la dirección del volante.
  • Luces: si te enfrentas a las lluvias de primavera, es importante encender las luces en la carretera. Es una manera perfecta para ser visto durante la conducción. Tanto si te enfrentas a la lluvia como la niebla o cualquier otro fenómeno climatológico.
  • Distancia de seguridad: cuando está cayendo lluvia en la carretera, hay que extremar todas las precauciones. La primera es la distancia de seguridad. Tendrán que ser mayor para disponer de más tiempo para frenar. Además, recudirá las salpicaduras de los coches que tengas delante mejorando tu visibilidad.
  • Limpieza: para mejorarla visibilidad durante la conducción, cuida la limpieza de cristales y espejos. Cambia de manera regular los limpiaparabrisas para que realicen su trabajo correctamente. Y no descuides la limpieza del interior del vehículo que te ayudara a ver mejor en la carretera.
  • Empañamiento: es otro de los fenómenos que podemos sufrir dentro del coche con las lluvias de primavera. Se produce cuando hay un gran contraste de temperatura entre el frío exterior y el calor interior. Si ocurre, activa el climatizador o aire acondicionados. Y dirige el aire directamente a la luna para no perder la visibilidad en la carretera.
  • Aquaplaning: cuando la carretera esta seca y cae agua, es más fácil que se formen charcos o balsas de aguas. Lugares específicos donde se puede desarrollar el famoso aquaplaning. Ten mucho cuidado si pasas por sitios de este tipo ya que pueden humedecer las pastillas y restar eficacia a los frenos.