Home / consejos seguridad / Revisar el coche tras el verano

Septiembre marca el final de los días libres durante el verano. Para muchos supone la vuelta a la rutina y coger el coche acudir al trabajo. Si has hechos desplazamientos por carretera durante las vacaciones, es el momento de revisar tu coche. Es una manera para certificar el buen estado después de no prestarle mucha atención en agosto.

Durante el verano, el calor y las altas temperaturas han podido afectar al desgaste y deterioro de múltiples piezas. Si no quieres sufrir un accidente o que el vehículo te deje tirado, debes revisar tu coche cuanto antes. Desde Autolunas Carabanchel te explicamos los puntos clave para comprobar su estado tras las vacaciones.

Claves para revisar el coche después de las vacaciones

  • Neumáticos: posiblemente la parte esencial del vehículo y una de las más afectadas durante las vacaciones. El calor y las cargas excesivas hacen que descienda la presión. Revisa tanto la presión como el dibujo de los neumáticos ya que puedes encontrarte desgastes en la banda de rodadura, deformaciones e incluso grietas.
  • Líquidos: en verano nos vemos mucho más de un sitio a otro. Le damos un uso intenso al coche y es normal que el nivel de los líquidos haya descendido. Revisa el estado y cantidad de los líquidos del vehículo como: el líquido refrigerante, de frenos, de lubricante y el agua de los parabrisas.
  • Filtros: junto a los líquidos, tras las vacaciones también hay que revisar el estado de los filtros. Como por ejemplo el filtro del aceite, del aire, del combustible y del habitáculo. Son esenciales para el correcto funcionado de cada siempre y del coche en general. Su función es filtrar las impurezas que llegan de forma externa al motor.
  • Frenos: revisar el coche implica también comprobar el estado de los frenos después del verano. En un vehículo es casi más importante la capacidad de desaceleración que de aceleración. Y el calor, los frenazos y los atascos han podido desgastar tanto las pastillas como los frenos.
  • Limpiaparabrisas: el calor es uno de los peores enemigos de ciertas partes de tu coche. Uno de ellos son los limpiaparabrisas ya que puede seca su goma. Eso puede provocar ruido al funciona y que no limpien completamente toda la superficie del cristal. Es el momento de una buena revisión para saber si tus limpiaparabrisas están afectados.
  • Faros: durante la conducción es importante ver bien en la carretera, y también ser vistos. El uso del coche durante el verano, puede hacer que el reglaje de los faros haya cambiado impidiendo ver correctamente. El sol también puede haber desgastado el plástico que cubre los faros, para lo cual tendrás que pulirlo y recuperar la buena iluminación.