Home / consejos seguridad / Posibles averías del coche por falta de uso

Cuando un coche pasa mucho tiempo parado, pueden surgir ciertos problemas. El confinamiento obligatorio en el hogar para frenar la pandemia del coronavirus Covid 19 ha hecho que nos mantengamos en casa sin salir. Eso significa coger el vehículo solo en ocasiones especiales y que puedan surgir ciertas averías del coche por falta de uso.

Desde Autolunas Carabanchel te damos unos consejos de los elementos que mas se estropean por la falta de uso. Es recomendable que hagas lo posible para no tener estas averías del coche. De esta manera garantizaremos que cuando volvamos a cogerlo con normalidad, éste funcione perfectamente.

Averías del coche más frecuentes por falta de uso

  • Neumáticos: es posible que, si no mueves el coche durante la cuarentena, las ruedas sufran las consecuencias. Si puedes, aumenta la presión de los neumáticos por encima de lo recomendado. Así la cubierta no queda plana y evitarás vibraciones y ruidos en la dirección.
  • Aire acondicionado: cada parte del aire acondicionado (compresor, filtro, juntas) deben ponerse en marcha al menos una vez al mes. Es recomendable para que esté en forma y funcione a pleno rendimiento.
  • Elevalunas eléctricos: en la caja que forma la puerta y donde va montado el motor del elevalunas eléctrico siempre queda humedad o lluvia. Eso significa que si no se usa con frecuencia puede oxidarse o empezar a dar fallos.
  • Motor: aunque parece que basta con encender el motor, en realidad necesita funcionar con cierta periodicidad. Al no hacerlo, el aceite se escurre hacia el cárter, deja los segmentos de los pistones secos y genera oxido en el cilindro.
  • Circuito de refrigeración: el sistema que sirve para enfriar la mecánica por agua. En periódico de inactividad pueden provocar averías del coche muy graves. Además, supone un desgaste mayor en los manguitos del agua, bomba, termostato o radiador.
  • Frenos: el cambio del líquido de frenos debe hacerse cada dos años, sin importar el número de kilómetros que hayas hecho. La presencia de agua en el circuito de frenos puede dar dos problemas: reducir la temperatura y hacer que los elementos se oxiden.
  • Caja de cambios: al igual que con el motor, la caja de cambios necesita aceite para mantenerse limpia y lubricada. Cuando hay periodos de inactividad hace que se puedan oxidar y que los retenes y juntas pierdan estanqueidad.