Home / consejos seguridad / Cuidado con la gota fría al volante

El frío, el viento y la lluvia parece que han llegado para quedarse. Parece que fue ayer cuando estábamos en la playa disfrutando del sol; y en poco tiempo hemos tenido que cambiar el bañador por la chaqueta y el pantalón largo. España está sumida en un temporal de gota fría, algo inusual con lo que debes tener cuidado en el coche.

La gota fría es un fenómeno meteorológico común en el inicio del otoño o la primavera. Se produce cuando un frente frío choca con un aire más cálido y húmedo. Eso provoca fuertes y dañinas lluvias, tormentas e inestabilidad. Desde Autolunas Carabanchel queremos darte unos consejos para superar esta adversidad al volante. Debes tener un gran cuidado si estás en la carretera ya que es un fenómeno grave con el que es difícil conducir. ¡Apunta nuestras recomendaciones!

Pautas para conducir con gota fría

– Revisión: cuando comienza a producirse el fenómeno de la gota fría, es importante que tu coche esté a punto. Por eso, la mejor solución ante estos cambios tan grandes es hacer una buena revisión del mismo. Presta atención a frenos, líquidos, neumáticos, faros, lunas y estado de las escobillas para tener buena visibilidad.

– Faros perfectos: la gota fría cae cuando menos te lo esperas y de manera torrencial. Por eso, el alumbrado de tu coche es básico para tener una visibilidad idónea. Enciende las luces sin importar que momento del día sea, así facilitarás que otros coches te vean. Además apuesta por una buena limpieza y pulido de faros para que puedas ver todo lo que ocurre en la calzada.

– Velocidad: cuando existe una menos visibilidad en la carretera causada por las lluvias, debemos extremar la precaución. Lo primero es moderar la velocidad para mantener en todo momento el control de tu vehículo.

– Tranquilidad: posiblemente una de las medidas más efectivas cuando nos enfrentamos ante cualquier adversidad. Tu estado de ánimo puede suponer inclinar la balanza entre hacerlo bien o hacerlo mal. Si estás nervioso tus movimientos serán violentos y la carretera necesita que seas prudente. Por eso haz movimientos suaves tanto en el pedal como en el volante.

– Distancia: si en condiciones normales debemos tener una distancia de seguridad prudencial; ese espacio tendrá que aumentar el número de metros con la gota fría. Incrementar la distancia te dejará el espacio suficiente para frenar de manera repentina.