Home / consejos seguridad / Conducir con hielo en la carretera

El invierno ha llegado para quedarse. Y con él también lo han hecho las fuertes heladas que vemos en la carretera cada vez que cogemos el conche. Para aquellos que no estén acostumbrados, conducir con hielo puede resultar una tarea bastante complicada. De hecho, la mayoría de los accidentes de tráfico se producen en estos meses. Porque las condiciones adversas de la climatología dejan situaciones muy peligrosas en la calzada.

Sobre todo si vivimos en zonas de inviernos duras, tienes que saber conducir en este tipo de condiciones gélidas. Igual que las personas nos preparamos para el invierno con muchas capas de abrigo; al coche le sucede lo mismo y hay que aclimatarlo para los meses de invierno. De esta forma estará equipado para reaccionar a las adversidades que nos encontremos. En Autolunas Carabanchel te damos las claves para acondicionar tu automóvil y técnicas para conducir con hielo.

Prepara tu coche para el invierno

  • Revisión: antes del comienzo del invierno, debes comprobar que todo funciona bien. No querrás que tu coche se averíe o falle mientras conduces sobre hielo.
  • Neumáticos: hazte con unos neumáticos de invierno o unos nuevos si los antiguos están desgastados. Si están en mal estado, suponen un peligro y la posibilidad de deslizarte es más alta. Los de invierno están diseñados para garantizar una mayor adherencia.
  • Cadenas: lleva cadenas de nieve siempre en el maletero por si acaso. Su objetivo es dar mayor tracción a los neumáticos de forma que sea más seguro conducir con hielo y nieve.
  • Visibilidad: como ya te hemos enseñado, antes de emprender la marcha quita el hielo del cristal de la manera correcta. Debes tener la mejor visibilidad posible sobre todo con este tipo de condiciones climatológicas.

Consejos para conducir con hielo

  • Suavidad: para conducir con hielo es importante reducir la velocidad al llegar a una placa de hielo. Sobre la misma hazlo con mucha suavidad y sin grandes volantazos. Así el coche se deslizará sin complicaciones.
  • Frenos: si sientes que te deslizas sobre el hielo, nunca aprietes los frenos fuertemente. Si lo haces, puedes correr el riesgo de obstruirlo y patinar aún más. Reduce la marcha y disminuye la velocidad despacito para tener el mejor control del vehículo.
  • Aceleración: conducir con hielo significa que los neumáticos necesiten más tiempo para adherirse a la carretera. Si aceleres rápido, es posible que giren más de la cuenta y pierdas el control. Acelera muy lentamente para que tenga la mejor tracción.
  • Volante: uno de los grandes errores es girar el volante bruscamente cuando el vehículo empieza a patinar sobre el hielo. Para controlar el coche, retira el pie del acelerador para que los neumáticos recuperarán su tracción.