Home / Cambio de lunas / Momento para sustituir la luna del coche

En verano se producen una gran cantidad de desplazamientos por carretera. No todas las calzadas están en buen estado y es posible que una piedra acabe impactando en la luna. Si has sufrido un impacto y hay una grieta que está muy dañada para ser reparada, la última opción es sustituir la luna del coche por otra nueva.

Aunque siempre se comienza por una posible reparación, a veces no queda otro remedio que sustituir la luna. Es algo importantísimo si queremos recuperar la visibilidad y la seguridad inicial. Por eso, desde Autolunas Carabanchel te explicamos cuándo y por qué es importante la sustitución de la luna dañada.

Cuándo y por qué sustituir la luna del vehículo

Si hemos sufrido un impacto en la carretera, esa pequeña grieta con el paso del tiempo puede convertirse en una grieta. El coche no solo no pasará la inspección técnica (ITV), sino que te pondrá en un grave peligro. La seguridad es lo primero y circular en esas circunstancias es demasiado arriesgado para ti y tus acompañantes.

Los parabrisas son responsables de hasta el 34% de la rigidez torsional de un automóvil. Eso significa que si el parabrisas esta roto, puede debilitar el chasis y modificar toda la dinámica del coche. El cambio de lunas es una forma rápido para devolver la seguridad durante la conducción.

Aunque siempre somos partidarios de llevar a cabo una reparación de la luna del coche en lugar de cambiarla; hay ocasiones en las que no queda más remedio. Se produce sobre todo cuando el daño o impacto es más grande que una moneda de 2 euros. Cuando esté a más de 6 cm del borde exterior, se encuentre en un área de visión del conductor o se localice en la luna trasera o laterales ya que no se trata de cristal laminado.

En Autolunas Carabanchel ofrecemos un servicio de calidad con el mejor resultado. Disponemos de servicio móvil por si no puedes desplazarte a nuestro taller. Así como la recogida y entrega de vehículo, sin coste adicional. Poniendo vuestra confianza a disposición un equipo de profesionales que lo cuidarán como si fuera suyo.