Home / consejos seguridad / La importancia del parasol en verano

Cada estación del año tiene su manera particular de proteger tu vehículo. Con la llegada del calor y las altas temperaturas el funcionamiento del aire acondicionado es clave. Pero también el uso del parasol en verano, un artilugio útil y tiene muchos beneficios para tu coche.

El parasol en verano es un elemento que incluso ha llegado a considerarse un sistema de seguridad. Tiene un sistema simple y sencillo pero también útil al ubicarlo únicamente pegado en el interior de la luna delantera. Sirve exclusivamente para que los rayos del sol que se dirigen al salpicadero reboten. Pero cuenta con más ventajas increíbles que te desvelamos desde Autolunas Carabanchel.

Beneficios del parasol en verano

Durabilidad: el parasol en verano es capaz de aumentar la durabilidad de todos los componentes del salpicadero. E incluso reducir los daños que provoca el sol en la tapicería en un 40%. Si no usas este elemento, los rayos solares tienen un desgaste en los elementos de plástico. Lo que hace es erosionar cada pieza que aceleraran el paso el tiempo, haciendo que tu coche luzca más “viejo”.

Temperatura: el parasol es capaz de disminuir la temperatura del interior del vehículo a la mitad. Con una temperatura más baja se reduce la sensación de fatiga que podemos tener cuando conducimos. Además mejorará la seguridad vial al eliminar el componente de cansancio que genera los excesos del calor.

Ventilación: el uso del parasol en verano hace una mejor ventilación para adecuar la temperatura. Si lo empleas siempre, al tener una temperatura menor, la aclimatación al interior es más fácil. Sobre todo cuando iniciamos la marcha que notamos el mayor cambio de temperatura del exterior al interior.

Ahorro: el parasol también nos ayuda a un ahorrar y lo hace de dos maneras. Si lo usas siempre la aclimatación en el interior será menor, por lo tanto no tendremos que poner tan fuerte el aire acondicionado. De esta manera se gasta menor cantidad de combustible y se consigue refrescar antes el ambiente.