Home / consejos seguridad / Piezas clave para tu coche en primavera

Con la primavera ya instaurada, son muchas las cosas que debemos tener en cuenta al volante. Ya os hemos ido dando consejos para saber cómo conducir en esta época del año. Ahora nos toca explicar algunas de las piezas o elementos clave que tendrás que valorar para tu coche en primavera.

Si no has sido constante y no has previsto los cambios de la primavera, todavía estás a tiempo. Algunos son necesarios e imprescindibles para que nuestra conducción siga siendo segura y responsable. Desde Autolunas Carabanchel repasamos exactamente tres elementos clave que renovar cuando llega la primavera. Piezas necesarias para que esta estación hagas las escapadas que quieras sin pesar en nada más que disfrutar.

Elementos que renovar en tu coche en primavera

  • Filtros del aire: los filtros del aire se convierten en la barrera física para que el aire que entra lo haga limpio al interior del motor. De esta manera podrá proporcionar una buena base para la combustión. Después del otoño y el invierno, es un filtro que no está en su mejor momento. Lo que se une a una acumulación de polvo y de polen que pueden llegar a deteriorarlo. La primavera es el mejor instante para renovar esta pieza, que además suele tener un precio bastante reducido.
  • Filtro antipolen: es el filtro del interior del habitáculo. Tiene una función esencial ya que se encarga de evitar que el polvo, las partículas contaminantes o el polen entren en el interior del coche. Tiene un mantenimiento muy fácil de llevar a cabo y así tener una conducción segura y más cómoda. La llegada de esta estación del año es imprescindible sustituirlo, sobre todo para evitar problemas en personas alérgicas.
  • Escobillas limpiaparabrisas: aunque a veces no le prestemos la atención que merece, es uno de los elementos más importantes para la seguridad. Después de las bajas temperaturas y los hielos del invierno, es normal que la goma no esté en condiciones óptimas. Con las lluvias de la primavera, es necesario tener unas escobillas en perfecto estado. De esta forma, podremos tener una evacuación rápida y efectiva de agua en el cristal. Y por tanto una visibilidad perfecta al volante.