Home / consejos seguridad / Las multas sin mover el coche más comunes

Conducimos con precaución en la carretera, llevamos el cinturón y no rebasamos el límite de velocidad establecido en cada calzada. Son muchas las sanciones existentes cuando cogemos unos vehículos y empezamos a conducir. Estas son algunas de las multas más frecuentes puestas por la DGT pero hay multas sin mover el coche que pueden ponerte y quizás ni lo sabías.

En Autolunas Carabanchel somos especialistas en el cambios, reparación y tintado de lunas. También en el cuidado y pulido de tus faros así como los repelentes de agua para tus parabrisas. Pese a querer mantener tu coche siempre libre de problemas, tampoco queremos que tengas multas sin mover el coche. Por eso te hacemos un repaso a este tipo de multas tan desconocidas y a la vez tan frecuentes.

Ejemplos de multas sin mover el coche

Matricula no legible: no solo el desgaste del tiempo o la suciedad puede impedir ver bien la matricula. A veces colocamos adornos o pegatinas que también dificultan la observación correcta. Ten cuidado con ello porque la multa puede llegar a los 80€.

ITV caducada: no es que sea recomendable, está prohibido tener la ITV caducada. Es una de las multas sin mover el coche más comunes. Para ello pide cita con antelación y con un par de semanas de diferencia para llevar a cabo posibles arreglos. Si te pillan las multas van desde los 200 a los 500€.

No tener seguro: aunque no conduzcas muy a menudo, es obligatorio tener un seguro activo. No contar con una póliza aseguradora de tu vehículo de puede salir entre 600 y 3000€. Y no solo eso, además pueden llevarse el coche al depósito hasta que demuestres que estás asegurado.

Lavar el coche en la calle: es una acción que fue prohibida desde hace mucho tiempo. No solo deteriora las aceras y las calzadas, también es un gasto irresponsable de agua. Para hacerlo usa los lugares habilitados para tal fin, las multas pueden estar entre 300 y 3000€ dependiendo del municipio.

Aparcar en la playa: sabemos que es desesperante encontrar aparcamiento cuando vas a la playa. Cuidado con donde aparcas porque si no lo haces en los aparcamientos para ello, puedes encontrarte un regalito al volver. Es una manera poco amigable de terminar la jornada de baño, siendo una de las multas sin mover el coche más comunes.