Home / consejos seguridad / Medidas para conducir con la gota fría

Teníamos ganas de frío, de ponernos una chaqueta e incluso el abrigo. Atrás queda ya la época de verano donde la máxima preocupación era estar fresquito. El otoño suele venir acompañado de días fríos y nublados, para cambiar la calle por la manta en tu sofá. Es posible que hayas oído hablar de lo que se denomina la gota fría y con la que tendrás que tener especial cuidado en la carretera.

La gota fría es una situación muy común en otoño que está asociada a fuertes lluvias, tormentas e inestabilidad atmosférica. Estos cambios climatológicos se producen por la presencia de aire frío que entra en contacto con el aire cálido. Desde Autolunas Carabanchel queremos darte unas recomendaciones para superar cualquier adversidad al volante. La gota fría no es un fenómeno grave pero es mejor saber algunos consejos para no llevarse un susto.

Cómo conducir con la gota fría

Distancia de seguridad: en condiciones normales hay que mantener una distancia se seguridad con otros vehículos. Durante la gota fría esos metros deben incrementarse aún más para mantener tu seguridad. De esta manera si tienes que frenar de manera repentina, no habrá ningún choque con el coche de delante.

Tranquilidad: tu estado de ánimo puede suponer un gran baremo entre hacer las cosas bien o mal. Si estás nervioso tus movimientos serán más bruscos que si permaneces tranquilo. El estado de la carretera demanda que seas prudente y mayor suavidad en los pedales y el volante.

Revisión del vehículo: cuando se conduce con la gota fría y esos cambios tan bruscos, es importante tener tu vehículo a punto. Presta atención a los frenos, los líquidos, los neumáticos, los faros o las lunas. Pero sobre todo, piensa también en el estado de las escobillas. Es clave para mantener la precaución y la buena visibilidad durante las frecuentes lluvias de esta época del año.