Home / Autolunas Madrid / La importancia de revisar las luces del coche

Liluminación-cocheos meses con menor luz solar son otoño e invierno. Esto significa que conduciremos más horas de noche ya que a partir de las 6 de la tarde comienza a anochecer y no amanece hasta las 8:30 de la mañana aproximadamente. A esta situación, tenemos que sumar las condiciones meteorologías como lluvia, nieve o niebla que dificultan nuestra visión a la hora de conducir. En todos estos casos, será necesario tener en buen estado las luces de los faros ya que no sólo nos proporcionarán la luz necesaria para ver la carretera y los obstáculos que pueda haber en ella, sino también para que los demás conductores nos vean.

Según datos de la DGT, el 42% de los accidentes mortales se producen en situaciones de baja o nula visibilidad. La mayoría de estos accidentes se podrían haber evitado si las luces del coche hubieran funcionado correctamente. Los faros pueden reducir la emisión de luz hasta un 50% con el paso del tiempo debido a que pueden acumular suciedad, porque pueden estar quemados o bien porque alguna bombilla está fundida.

Para aumentar tu seguridad y la de los demás conductores, desde Autolunas Carabanchel te vamos a ofrecer una serie consejos prácticos para que las luces de tu coche iluminen correctamente.

  1. Altura de las luces: es fundamental regular la altura de las luces ya que si se llevan demasiado bajas, estaremos iluminando a poco distancia de nuestra posición. Por el contrario, si están demasiado altas deslumbraremos al resto de conductores. De esta manera, el haz de luz deberá iluminar una distancia suficiente por delante nuestra para que tengamos tiempo a reaccionar cuando nos encontramos un obstáculo.
  2. Cambio de bombillas: se recomienda la sustitución al menos cada dos años o cuando se realiza entre los 50.000 o 60.000 kilómetros. Con el uso y el tiempo, las bombillas van perdiendo visibilidad, en dos años aproximadamente pierden el 20% de alumbramiento.
  3. Faros sucios, opacos o amarillentos: Cuando los faros están sucios por dentro, deberemos lavarlos con agua y jabón. Posteriormente, deberemos dejarlos que se sequen bien para que no quede humedad en los faros que puedan deteriorarlos. En cuanto, a los faros opacos o amarillentos se debe a que se han quemado por el calor de las bombillas y por los rayos solares. La única solución es el pulido de faros.
  4. Agua en el interior de los faros: se trata de un problema en el sellado, por lo que se deberá aplicar silicona en la zona donde se produce la filtración.

LUCES-DEL-COCHE

Si los faros de tu coche están sucios, opacos o amarillos, en Autolunas Carabanchel podemos solucionar tu problema ya que somos especialistas en el pulido y restauración de faros. De esta manera, mejorarás tu seguridad y la de los demás conductores en la carretera.