Home / Autolunas Madrid / Consejos para conducir por la noche

A veces los horarios laborales no nos dejan otra opción que conducir por la noche. Sales de trabajar y debes coger el coche o madrugas tanto que aún ni siquiera ha amanecido. La noche implica muchos más riesgos al volante, otras precauciones especiales que hay que tener en cuenta. Desde Autolunas Carabanchel te damos unos consejos para saber cómo conducir por la noche, la seguridad es lo primero.

Cómo conducir por la noche

La mayoría de la información que recibimos durante la conducción nocturna es por medio de la vista. Cuando anochece nuestro trabajo es intentar potenciar esa visibilidad en el vehículo  para que no ocurran accidentes. La noche también nos obliga a adaptarnos a otros acontecimientos que debemos tener en cuenta:

  • Parabrisas: la suciedad no es buena amiga de la visibilidad. Si quieres saber cómo conducir por la noche, lo básico es tener un parabrisas totalmente limpio. Revista también las escobillas del mismo para saber que funcionan correctamente.
  • Faros: todos los pilotos del vehículo deben funcionar como es debido, si no se pone en riesgo tu seguridad. Para ello tal vez quieras probar nuestro pulido de faros, somos especialistas y buscamos que tu visibilidad sea óptima.
  • Velocidad: saber cómo conducir por la noche implica estar expuestos a circunstancias adversas. Puede aparecer algún objeto o animal, empezar a llover y encima cuesta más interpretar las señales de tráfico. Por eso mismo es recomendable moderar la velocidad, de esta forma evitarás imprevistos y aumentará la capacidad de reacción.
  • Distancia de seguridad: la poca visibilidad nocturna hace que podamos calcular mal las distancias. La única guía son nuestros faros y es complicado saber a cuantos metros se encuentran el resto de vehículos. Ante cualquier tipo de duda, incrementa la distancia de seguridad y viaja más tranquilo.
  • Descanso: conducir por la noche requiere un esfuerzo mayor a cuando lo hacemos durante el día. Por ello es necesario hacer paradas más frecuentes en las que descansar la vista y estirar las piernas. Si tienes síntomas de fatiga o te entra el sueño, es el motivo perfecto para parar aunque sean unos minutos.