Home / consejos seguridad / Claves para conducir en autopistas y autovías

Según informan desde la DGT, en España hay más de 15.500 kilómetros de autopistas y autovías. Eso quiere decir que suman un 10% de la red nacional de carreteras, pero soportan más de la mitad del tráfico. Conducir en autopistas y autovías es muy parecido ya que ambas tienen características similares; también las normas que las rigen, los vehículos autorizados y la forma de circular.

Son vías interurbanas con el límite de velocidad máxima permitido más alto, puesto en 120 km/h. En estas vías, se ha prohibido la circulación de peatones y vehículos lentos como ciclomotores, de tracción animal o movilidad reducida. Para repasar el parecido entre conducir en autopistas y autovías, en Autolunas Carabanchel te hacemos un listado de sus claves.

Conducir en autopistas y autovías de manera correcta

Distancia: la distancia de seguridad es fundamental para conducir en autopistas y autovías. El aumento de la velocidad respecto a la ciudad y otras vías interurbanas, hace que el conductor tenga que alargar el espacio de seguridad entre los vehículos. Hay que circular por el carril de la derecha y usar el resto para adelantar para evitar situaciones de riesgo. Medir la concentración para anticiparse a situaciones comprometidas como adelantamientos, incorporaciones o salidas.

Maniobras: en este tipo de calzadas, las entradas y salidas son dos maniobras comunes. Debes acceder o abandonarlas adecuando la velocidad y sin causar molestias a los que ya circulan en su interior. Por ello, están completamente prohibido maniobras de gran peligro en la circulación: cambio de sentido, marcha atrás, parada y estacionamiento, solo en los lugares habilitados para ello.

Emergencias: en caso de una emergencia que te obligue a circular a una velocidad más reducida (60 km/h); el conductor tendrá que dejar la autopista y/o autovía. Si se para en mitad de la calzada, tendrás que inmovilizarlo correctamente. Es obligatorio señalizarlo con la luz de emergencia, el triángulo por detrás a 50 metros de distancia y siempre con los pasajeros dentro del coche.